El arresto domiciliario de Lindsay Lohan es una fiesta

Nada puede impedir que Lindsay Lohan siga de fiesta, ni siquiera la propia justicia.

Es que a tan solo 18 días de haber iniciado su arresto domiciliario, la pelirroja rebelde ha organizado una gran barbacoa en el techo de su casa de playa en Venecia.

Aparentemente, diez de sus amigos mas cercanos visitaron a Lindsay, pero ella prestó atención a uno en particular, un sujeto al que abrazó fuertemente cuando llegó a su casa y hasta se sentó en su regazo durante la comida.

La reunión transcurrió sin ningún tipo de disturbios, aunque se dice que en ella se sirvieron bebidas alcohólicas a chorros.

Esperemos que las mismas hayan sido para agasajar SOLAMENTE a los invitados, porque aunque la justicia haya decidido no realizarle análisis de drogas o alcohol durante su encierro, Lindsay aún está en la cuerda floja legalmente hablando.

Crucemos los dedos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *