‘EL CAMPAMENTO’: Recompensa agridulce para Manuel

Manuel sufrió un ataque de ansiedad al escuchar la voz de su tía muy débil.

Algo bueno de esta segunda temporada de ‘EL CAMPAMENTO’ es que parece que los que de verdad están dispuestos a cambiar, están dispuestos a cambiar. A regañadientes, mandándolo todo a la mierda o la entrepierna de más de una madre con cierta dedicación por la vida nocturna… pero trabajan. El grupo de este año ha comprendido mucho antes lo que son las consecuencias de uno para todos. Tal está siendo el resultado que, cuando alguien saca los pies del plato, como es el caso de Itxyar, algunos monitores invitan al grupo a que siga trabajando y se callen, pues era normal que al cagarse uno en el trabajo todos fuesen detrás… a fin de cuentas les iban a castigar a todos. Eso es algo que, al menos ahora, no está pasando.

Habiendo sido el grupo de Manuel el primero en finalizar una de las actividades, este fue premiado con una llamada de teléfono. Manuel quiso llamar a su tía, enferma de cáncer, de la cual no se pudo despedir antes de ir al campamento. La voz de su tía era muy débil, apenas entendible. Manuel se deshizo en llantos con sólo escucharla. Intentaba animarla diciéndole que “él era el mejor del campamento”. Pero la tía de Manuel no podía hablar más y tuvo que terminar rápido la conversación. Manuel perdía los nervios del todo al escuchar a su tía tan débil. La ansiedad se apoderó de él y lo dejó tirado en brazos de Pedro casi sin poder reaccionar. Este ha sido sin duda el momento más duro de las dos ediciones que llevamos de ‘EL CAMPAMENTO’.

Web: EC


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *