El Corazón Nacional

¿Donde quedaron las portadas de Ana Obregón o las de las fiestas Marbellís llenas de pelucas y trajes imposibles?. ¿Por qué desaparecieron los posados veraniegos (a excepción de los “Reales”)?. ¿Nadie más se dió cuenta de que más del 60% del corazón nacional actual es carne recién salida de los hornos de los reality shows?. No es que lo vea negativo, no… pero… señor@s… perdemos glamour, si… y a un ritmo tan escandaloso que, si no cambiamos algo, acabaremos viendo y no dentro de mucho tiempo, a la “ex-Tamara-Ambar-Yurena” quitándose a los fotógrafos de encima mientra firma discos a millones y a nuestra Duquesa de Alba haciendo montajes con los churumbeles de “Mujeres y Hombres y Viceversa” en busca de alguna triste portada.

¿Alguien recuerda cuando los programas del corazón se contaban con los dedos de una mano?. ¿Recordais que la noticia más subidita que podían dar era un bikini demasiado pequeño en cuerpo de más de 40 años?. Eran programas de glamour quizás demasiado lento… pero glamour a fin de cuentas. Una presentadora, una voz calmada y un buen puñado de vídeos donde no se hacía otra cosa que alabar las buenas joyas, los trajes caros y el buen gusto escogiendo hombres de alguna que otra lagarta recién llegada.

Pero, reconozcámoslo… nos va la marcha… y mucho. Nos gusta ver los espectáculos dantescos de cierta bruja venida a menos de la cual no pongo el nombre porque se de buena tinta que se busca en Google todas las semanas para ver si escriben de ella (y no seré yo quien le de ese placer). Nos gusta ver como nuestras viejas glorias se tachan de borrachas y malpeinadas los fines de semana. Nos gustan saber que, cuando cobran por aparecer en televisión, les van a hacer pasar el peor rato de su vida sin que pueda decir lo de “me levanto y me voy”.

Y qué le vamos a hacer?… pues la verdad es que nada. Porque, ¿qué mejor manera de olvidar toda la basura que estamos viviendo, todas las gripes y las crisis, todas las colas en las oficinas del paro,  que con un buen montón de famosillos gritándose como posesos con los ojos inyectados en sangre?. Realmente no hay nada mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *