El ego de los cocineros, de manifiesto en Top Chef

logo-top-chef-2_opt

Avanzan los programas de y con ellos queda patente una cosa: el de cocinero es un trabajo en el que el ego juega una parte fundamental. Aunque a veces tal vez alguno se pase de la raya…

Lo cierto es que no es así en todos los casos y hay ejemplos como el que comentamos esta misma semana de Javier Estévez, que destaca por su humildad y su compañerismo… sin embargo el resto de cocineros que han pasado por Top Chef han demostrado de una manera o de otra (la falsa modestia y el buen rollito forzado con abrazos excesivos y peloteo constante a todo el mundo también denotan ganas de hacerse notar y contar) que, aunque sea de manera puntual, el ego es una parte importante de sus personalidades.

Y es que posiblemente, salvo casos excepcionales, sea incluso necesario tener ese toque de confianza en uno mismo y de liderazgo para poder liderar a un equipo de cocineros, y cualquier chef de la vida real podrá corroborarlo casi seguro.

Sin embargo en este programa, como en otros de cocina, hemos dado con algunos casos de egos tan hinchados que dan pie a excesivas y duras críticas a los compañeros o rivales o incluso hacia los comensales cuando sus platos no son juzgados a su gusto.

Si alguien ha visto todos los programas de Top Chef sabe de lo que hablamos… aquí el que más y el que menos se quiere y se valora un rato.

Más información –

Foto – Antena 3


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *