Estefanía de Mónaco evoca su filosofía de vida tras el accidente de coche de su madre Grace Kelly

En una entrevista concedida al magazine Point de Vue, Estefanía de Mónaco evocó el accidente de coche que le costó la vida a su madre, Grace Kelly, en 1982. La princesa monegasca se sirvió de esta tragedia para tomar la vida por el buen lado y no lamentarse de su suerte.

El 13 de septiembre de 1982, Estefanía de Mónaco vivió el día más negro de su existencia tras haber asistido impotente al accidente de coche que le costó la vida a su madre, Grace Kelly, muerta al día siguiente en el hospital. En aquella época tenía 17 años. La princesa monegasca, que ha celebrado este año sus 50 años, queda marcada por esta tragedia, que hundió a todo el Principado en la desolación.

Frente al dolor, Estefanía de Mónaco prefirió mostrarse filósofa, y decir que todo tiene un sentido en la vida tal y como lo ha confesado esta semana al magazine Point de Vue. “Comencé a pensar de esta manera tras el accidente de coche que causó la muerte de mi madre. Cuando logré superar el enfado, el sentimiento de injusticia me invadía, en vez de lamentarme sobre mi suerte, me dije, espera, lógicamente, tú deberías haber desaparecido, si estás viva es que existe otra razón. Tienes un lugar en este mundo, y debes encontrarlo”. Desde entonces se bebe la vida a sorbos tras haber fundado una familia.

Estefanía de Mónaco siempre está ocupada cuando no está acaparada por sus tres hijos. Sigue buscando fondos para su asociación Fight Aids Monaco, que ayuda a los enfermos de SIDA. En 2003 permitió salvar a los elefantes del zoo de Lyon, condenados a ser eutanasiados. Unos combates que hacen de la hermana pequeña de Carolina y de Alberto una princesa con un gran corazón.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *