Esther Arroyo cuenta que está arruinada

esther arroyo

Esther Arroyo,  tras mantenerse unos años apartada de la pequeña pantalla, la actriz, modelo y presentadora reaparece en la revista ‘¡QMD!’ para contar y confesar que está completamente arruinada.

La que fuere Miss España 1990, reaparece para narrar la dura situación económica por la cual está pasando.”Me dedico a lo que me han dejado, me han quitado el pilar de mi economía. ¡Vamos, que me han arruinado!“, cuenta en esta entrevista que acaba de conceder tras estar varios años alejada del foco mediático.

Todo cambió tras el accidente

Tras el accidente que sufrió hace seis años junto a Ana Torroja. Aquel accidente de tráfico le dejó grandes secuelas en una pierna. Desde entonces la vida de Esther Arroyo no volvió a ser la misma. “Me dieron una invalidez que me impide trabajar en mi profesión. Tendría que estar tranquila económicamente, pero no es así”, confiesa. Si bien consiguió curarse, en parte, como consecuencia se ha arruinado por las terapias que ha recibido para conseguir movilidad. Mantiene que en un principio el seguro le iba a cubrir todo pero en definitiva no fue así.

Gracias a las terapias que ha recibido, y que necesitaba, está en números rojos. “Para recuperarme así me tuve que hipotecar“, afirma. A pesar de todo lo pasado, lo más notable, es que asegura que su recuperación la ha conseguido gracias a su gran lucha y al gran apoyo de su familia y, sobre todo, de su marido. Por todo ello se siente una mujer afortunada.

No niega en reconocer que tiene una gran espinita clavada ya que le hubiera gustado hacer teatro. Un sueño que no podrá cumplir porque está completamente apartada de su profesión. Por ello ahora regenta un negocio en Torremolinos de alquiler de tablas de paddle, bicicletas y segway. Y espero abrir un chill out, en breve, para tomar mojitos.


Categorías

Gente

Rosa Sánchez

Los blog son una herramienta que nos permite estar al día en todo lo que nos llame la atención en un lenguaje más de tú a tú. Colaboradora desde... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *