Galera vs. Mila o el “Todo por la pasta” (II)

Las balas comenzaban a volar después de que María José Galera anunciase en televisión su boda con Julio. Una cantidad desmesurada de e-mails llegaron a la redacción de ‘Sálvame’ contando vida y milagros de Julio Jardi, sobre lo que parecían ser una gran cantidad de deudas. María José prefirió tomar la advertencia como un insulto y optó por sacar provecho de ello.

Calificativos como “puta”, “borracha”, “payasa” o “barriobajera” fueron las únicas palabras que se pudieron intuir -y digo intuir porque no hubo manera de escuchar nada gracias a los gritos- en una entrevista en la que Galera y novio sacaron lo peor de sí.

Parece mentira que lo que comenzase como una advertencia en plan ayuda haya acabado siendo el peor de los circos. Galera recurría al tan manido y de tan mal gusto uso del pasado. Aunque lo peor no era ya verle levantándose continuamente de la silla con gesto amenazante y dedo acusador, sino que su novio se subía al mismo carro y se encaró con la que le quiso advertir a su amor. Mila, como era de esperar, acababa saltando ante la avalancha de improperios. Y es que la paciencia tiene un limite.

Así que la Galera termino a la altura del betún gracias a sus juegos de insultos “tiro la piedra y escondo la mano”, por su comportamiento de cría de instituto y por permitir a ese novio suyo que, tan hombre como es, insulte a una mujer llegando a encararse con ella. Aunque tengo que confesar que me resultó cómico que fuese María José la que jugase a airear pasados. Aun y con esas me sigue resultando una pena que una persona sea capaz de perder la dignidad a cambio de dinero y, sobre todo, cuando le están intentando advertir de algo. Quizás Mila haya metido la pata sacando esas informaciones en un plató, pero María José debería recordar el dicho de “Cuando el río suena…”, a no ser que sea otro montaje, claro.

Fuente: MiTele


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *