Generación Ni-Ni: Solidaridad y las normas contra Sonia (III)

Sonia, que por un oído le entra y por el otro le sale todo lo que le digan, prefiere ocupar el tiempo en aconsejar a Viviana, que parece tener las ideas más claras con respecto a los hombres, llegando a presentar por fin un poco de fuerza y valor, no dejándose influir por comentarios o insultos, “¿Encima de puta, pones la cama?. Deja de ser así y mañana por la mañana vas al despacho y le dices a Silvia que te parece fatal la manera en la que te hablan los chicos. Y si no quieres hacer eso, lo que puedes hacer es decirle de buenas maneras a los demás que te están haciendo mucho daño con las cosas que te dicen”. Y la verdad, Sonia vaga es un rato, pero como protectora de Vivi no tiene precio.

Sonia ha aprendido que hay ciertas bromas que solo te pueden traer problemas. Estando con Javier, siendo él el que tocaba las narices a Sonia jugando con almohadas, esta agarraba unas tijeras para “asustarle” y que dejara de molestarle. Sonia terminó cortando en un brazo a Javier. Puede que fuera en ese momento en el que se pudiera ver el primer cambio de expresión en la cara de Sonia desde que entrara en la casa. Al principio intentó mantenerse en sus trece, “Él se lo ha buscado con las bromas. Le dije que parara”. Pero la conciencia le pudo más y reconoció el error no solo ante su compañero, sino delante de los psicólogos y sin poner ningún tipo de objeción, “Es la última vez que juego con un objeto punzante. No quiero hacer daño a un amigo”. Javier se acercó a abrazar a Sonia y esta siguió disculpándose con él.

Web: Generación Ni-Ni


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *