Generación Ni-Ni: Solidaridad y las normas contra Sonia (IV)

Los chicos vuelven a tener invitados en casa. Esta vez es un matrimonio de avanzada edad. Algunas de sus conversaciones han ido girando en torno al trato de muchas personas con sus mayores. Margarita y Balbino -los nuevos huéspedes- viven en una residencia de ancianos. Ahora veremos como llevan los chicos lo de guardar silencio por las noches. Margarita protagonizaba un momento muy cómico, pues parecía no saber que estaba en un programa de televisión, y cuando se enteró se quedó con la boca abierta, “¿Que yo estoy saliendo ahora por televisión?. ¡Ay, que vergüenza!”.

Los NiNi´s han podido hablar también con sus abuelos. Algunos arrancaban a llorar desde el primer “hola”. Otros -y no diré nombres- no se si querían aguantar el tipo delante de la cámara o si realmente pasaban del tema. Aun así fue un momento muy emotivo. Casualmente -ironía modo off- todos sus mayores coincidieron en lo que decían a sus nietos, “A ver si es verdad que has cambiado”. Muchos de los abuelos se alegraron muchísimo al escuchar que sus correspondientes nietos querían retomar sus estudios.

Los chicos tienen ahora una nueva tarea que será llevar su propia ONG. Tendrán que estar pendientes las 24 horas del día de un teléfono móvil, que les avisará de donde tienen que ir a repartir unos bocadillos de tortilla de patata que habrán preparado con sus manitas. Les ha quedado muy claro que el teléfono puede avisar A CUALQUIER HORA DEL DÍA O DE LA NOCHE. Así que ahí deje a los chicos pelando patatas y cebollas como descosidos.

Web: Generación Ni-Ni


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *