Generación Rock: ¡Misión Cumplida!

Generación Rock

Ya lo dije una vez y lo vuelvo a repetir: a mí estos yayos de ‘Generación Rock’ me emocionan al máximo. Parecía que iba a ser demasiado complicado el asunto del concierto, pero allí que se subieron y cumplieron hasta el último minuto. Vale que la última canción, la de Fito, era la que menos preparada iba, pero daba igual. Allí estaban, allí cantaban y allí bailaban todos, dándolo todo.

O yo soy sensible hasta el extremo de llorar con los anuncios de la tele o estos abuelos es verdad que le pusieron los pelos de punta a todo el mundo. El trabajo de Melendi en el escenario, animando, ayudando a los que tenían problemas con la letra, consiguió que muchos abuelos se desmelenasen como nunca antes habíamos visto en los siete programas anteriores. Esa Carmen Periáñez, toda desinhibida, saltando y bailando como una posesa… a mí me puso las pilas a tope. De haber estado allí me la hubiera comido a besos.

Y referente a las audiencias, nada, que me las paso por el forro de los cojoncillos. He disfrutado de cada uno de los programas. Me he reído y he sufrido con cada uno de los abuelos. Las relaciones creadas entre ellos trajeron momentos realmente mágicos, como el beso de Bernabé y Delia antes del concierto. Programas como ‘Generación Rock’ hacen que la televisión valga la pena.

Más información – ‘‘Generación Rock’: ¡cuernos, cuernos, que es lo que les gusta! (II)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *