‘Geordie Shore’: crisis en el paraíso… otra vez (I)

Geordie Shore

Esa extraña burbuja de felicidad en la que Vicky y Ricci vivían se ha pinchado. Bueno… más bien diría que ha explotado. Todo ha sido muy a lo Vicky, derrochando drama e histeria por todos lados. Aunque esta vez no ha sido culpa de ella. No voy a hacer lo mismo de siempre y esta vez optaré por sacrificar al verdadero culpable de tanto mal: Ricci.

Si… esta vez no ha sido ella. Ese cúmulo de males llamado Vicky, que sobreactúa incluso haciendo caca, esta vez es inocente. Lo que más risa me da de todo esto es lo de ver cómo un chico guapo, lleno de músculos, de esos que sólo reciben halagos cuando van andando por la calle, pueda montarse un peliculón en la discoteca y culpe a su chica de haber estado tonteando con otros tíos. ¿Perdona? Hablamos de Vicky, la misma a la que sólo la hemos visto tontear una vez y fue contigo, ¿o se te olvidó que esta chica tenía novio y que lo dejó por ti?

Ahora en serio… ni tonteo, ni nada. Allí no pasó nada. Vale que todos podemos malinterpretar una acción en un cierto momento, pero eso no es excusa para acabar con las reservas de vodka de la discoteca y que luego todo termine en la típica bronca en la que todo el mundo termina gritando como un poseso sin saber qué narices es lo que se está echando en cara con el vecino.

Más información – ‘Geordie Shore’: aburriendo y repitiendo hasta el hartazgo (III)
Fuente – Geordie Shore
Foto – MTV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *