‘Geordie Shore’: crisis en el paraíso… otra vez (II)

Geordie Shore

Y ahora vamos al lío. Nos habíamos quedado en el exceso de vodka y en lo de ver fuego donde no lo había. O sea… que Ricci tenía todas las de cagarla con Vicky. Obviamente, así fue. Hay broncas que hay que evitarlas desde el segundo uno y esta era una de esas broncas. Hacer caso de las neuras de un borracho es como decirle a un niño de cinco años que juegue con tu pistola. Y, claro… ¿quién era el otro cincuenta por ciento de esta bronca? Exacto: Madame Dramas, Vicky.

Ricci estaba emperrado en que Vicky había estado toda la noche tonteando con un tío. Curiosamente sólo se había visto a Vicky bailar con las chicas, quizás un poco pasadilla en los bailecitos, pero no dejaba de ser con las chicas de la casa.

Ricci llevaba encima un pedal de los de mírame y no me toques. Allí se escuchaban gritos hasta con la boca cerrada. Un desastre. Vicky llorando con la mano en la frente al más puro estilo artistaza de los años cincuenta, pidiendo a Ricci que se fuese en otro taxi, sólo. Al llegar a la casa, y como era de esperar, siguieron los gritos. Vicky acababa saliendo de la casa y yéndose a dormir a otro lado. Ahí fue cuando Ricci tuvo toda una noche para pensar en lo que iba a hacer cuando Vicky volviese. Y Vicky volvió.

Más información – ‘Geordie Shore’: crisis en el paraíso… otra vez (I)
Fuente – Geordie Shore
Foto – MTV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *