‘Geordie Shore’: la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad

Geordie shore

Este tipo de talleres, terapias… como queráis llamarlo… siempre tienen un mismo punto en común: de allí no se escapa nadie hasta no haber hablado. La experta en control de ira se dirigió a Charlotte y le preguntó por el motivo de sus problemas. Su respuesta sonó tan dura y sincera que me parece que es la primera vez que ha hablado así delante de todo el grupo y las cámaras.

Charlotte habló de toda su historia con Gaz, de cómo ella sentía que Gaz había jugado con sus sentimientos de la manera más cruel. De cómo él iba en su busca cuando ella intentaba alejarse de él. De cómo ahora, desde que está con su pareja actual, ha conseguido romper ese lazo de unión con Gaz que parecía irrompible, y de cómo ahora le resulta totalmente imposible perdonarle.

Gaz ni habló. A veces se tapaba la boca, a veces se tapaba la cara con el cojín… pero no habló. Dicen que “el que calla, otorga” y este era el ejemplo perfecto de cómo los refranes siempre tienen razón. Fue duro, un poquito humillante, pero bestialmente necesario. Y lo peor no fueron las palabras duras de Charlotte hacia Gaz, sino que a este sólo le importase que en todo lo dicho por Charlotte él quedase como buen follador y no como buena persona. De locura.

Más información – ‘Geordie Shore’: Scott y el control de la ira


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *