Geordie Shore: ¿llamamos a los Cazafantasmas?

Geordie shore

Estos chicos están faltos de alguna variación nocturna. Tanta discoteca, alcohol, sexo y neuras-destroza-casas les está empezando a afectar muy seriamente. ¿Cómo se arregla eso? Organizando una excursión, pero no una de las de mochila y saco de dormir en el campo, que esta gente son muy top y el campo no va con ellos. Su excursión ha sido a la casa más encantada de Australia. Si, si, fantasmas de los de toda la vida.

Steve les dejó un mensaje en la pizarra de la casa: “Os vais a la casa más encantada de Australia. Llevad el cepillo de dientes.” O sea, que tienen que pasar toda la noche en una casa de la que se cuentan un buen montón de historias de fantasmas. Aquí se podría pensar que las chicas se pondrían a gritar y a llorar pidiendo no ir a ese lugar, pero no. El único que se negó a ir, pero que tuvo que ir igual, fue Gaz. El señor Don Rabo le tiene miedo a los fantasmas y no tuvo pudor alguno en reconocerlo.

Otra de las muertas de miedo ha sido Sophie, que no dudó en apuntarse a la experiencia, pero que sí dijo creer del todo en ese tipo de historias e incluso decir que ella ya había tenido contacto con fantasmas -supongo que no hablará de Joel-. Una pena que Holly, Charlotte y Scott no hayan podido ir… porque están CASTIGADOS. Tanto hablar de favoritismos y llegaron los castigos justo hoy, ¿eh, Holly?

Más información – Geordie Shore: se acabaron las tonterías con Scott


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *