Geordie Shore: nos vamos de entierro

Geordie shore

Una gran pérdida para la costa Geordie. Huevo, el pez de Charlotte, ha muerto. Habíamos empezado esta séptima temporada de ‘Geordie Shore’ con un Huevo un poco extraño. Charlotte se llevó un buen susto cuando se lo encontró demasiado quieto en la pecera y con marcas de dientes. Pero una esperanza en forma de médico sexy para peces entró por la puerta de la casa, llevándose a Huevo al hospital y dejando a Charlotte viendo una pequeña luz blanca en su pensamiento.

Pero no todo es posible en esta vida: Charlotte recibió una mañana la noticia de la muerte de Huevo. Revuelto y Tostada han perdido a un hermano y Charlotte a su pez preferido. Scott quiso acompañar a Charlotte a recoger el cadaver, por si acaso le agarraba la loca y le daba a ella por tirarse de un puente. Una vez con Huevo en las manos, el doctor le ofreció le ofreció tres opciones: tirarlo por el retrete, entierro o incineración. Charlotte optó por la incineración.

Y allí que fueron todos a la playa, todos de negro menos Charlotte, que iba de naranja en honor a Huevo. Las palabras de amor volaron y flotaron en el agua, igual que las cenizas de Huevo. Todo muy emotivo, tanto que hasta les entró hambre y James acabó proponiendo ir de cabeza a un fish & chips. Ideal.

Más información – Geordie Shore: ¿alguien quiere a Marnie? (III)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *