Geordie Shore: primera noche, primeros roces (II)

Geordie shore

Hablar de roces en la casa de ‘Geordie Shore’ sin que aparezca el nombre de Charlotte es uno de esos imposibles del tipo “por la noche sale el sol”. Charlotte llega, Charlotte chilla como una becerra, Charlotte sale, Charlotte se emborracha, Charlotte mete la pata. Siempre es así… y desde la primera temporada. Creo que ha tenido tiempo de darse cuenta en qué punto debe comenzar a corregir sus acciones.

Esta vez no podemos hablar de una cagada de esas en las que suenan las sirenas y la población mundial se tiene que encerrar en sus bunkers a esperar a que el puto mundo explote por culpa de algún marciano cabrón que se ha saltado un ‘Stop’ con su súper nave de marca. Esta vez Charlotte no ha terminado entre las piernas de Gaz -al menos por ahora-. Todos habían salido, todos iban borrachos y Charlotte y Gaz bailaban y tonteaban sin llegar a más.

Todo el grupo estaba pendiente del comportamiento de Charlotte. Eran esos mismos tonteos los que siempre acababan de la misma manera: sin bragas y llorando después. Charlotte sigue con su novio, Mitch, y la cosa parece que va para largo, así que nadie en la casa está dispuesto a que esta chica se marque su gran cagada por culpa de una estúpida borrachera. Vicky agarró a Charlotte y se la llevó a casa para separarla de Gaz. Lo malo es que Gaz tampoco parece tener las luces suficientes como para ver que con cada una de sus acciones sólo puede meter la pata, y todavía no veo a nadie que vaya a hablar con él… y eso sí que es un problema.

Más información – Geordie Shore: primera noche, primeros roces (I)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *