Geordie Shore: primera noche, primeros roces (I)

Geordie shore

Esto no es ninguna novedad. Una vez que el alcohol entra en el grupo, los roces incómodos pasan a tomar todo el protagonismo del mundo. Y si a esto le sumamos que tenemos chica nueva en la oficina, el combo acaba por ser fatal. Marnie no puede esconder algo: le encanta Scott. Y Scott pasa de esconder otra cosa: le encanta Marnie.

Scott ha querido tener una charla con Holly sobre “su situación”. Ellos no son pareja. Sólo se acuestan cuando no hay nadie mejor por ahí. Pero que Holly tiene sentimientos más allá de la mamada por Scott tampoco es que sea un secreto. De hecho es vox populi total. Cada vez que Scott tontea con una u otra, las caras de todas las chicas acaban girándose en busca de Holly para ver cómo está.

Marnie, que será joven, pero que no es tonta -al menos por ahora-, también ha querido hablar con Holly. Marnie ha ido directa al grano, nada de preguntar con dobles intenciones ni nada por estilo. A los toros se les coge por los cuernos y a Holly hay que hablarle del todo directo para evitar confusiones. Holly fue sincera. Entre ella y Scott no hay nada que vaya más allá del polvo alcoholizado. Ella reconoce que sus celos son inevitables, pero que eso también ya es problema de ella. Con esa explicación ha tirado la pelota al tejado de Marnie, buscando la jugada de “ahora ya lo sabes, si te enrollas con Scott es que eres una mala persona”. Se masca la tragedia.

Más información – Geordie Shore: de vuelta en Newcastle ¿Quién es Marnie?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *