Geordie Shore: zorreo y espías

Geordie Shore

No me lo puedo creer. ¡¡No me lo puedo creer!! Lo de Marnie no tiene nombre… bueno… si: zorreo. No tiene bastante con tener al pobre Scott sin saber por dónde le viene toda la somanta, sino que además no se corta un pelo en calentar a Gaz delante de un montón de desconocidos. Lo que Marnie no sabía era que “no estaban solos”. Pero vamos por orden.

Anna apareció en la casa y avisó a Gaz y a Marnie de que les tocaba hacer una ruta de pubs con unos clientes. A Marnie se le iluminó todo. Gaz empezó con medias sonrisas. Scott se quedó mirando los fideos que se estaba comiendo e intentando no pensar. Llegó la hora de irse a currar y allí que se fueron los dos. Pero Gaz y Marnie no salieron solos. Charlotte y Holly siguen sin fiarse de la prima de Sophie, así que se fueron a escondidas para ver cómo “trabajaban” estos dos.

Marnie fue una auténtica loba, calentando a Gaz de todas las maneras posibles, pidiendo que le tocase y diciéndole que se moría por darle un beso. ¿Y Scott? ¿Qué pasa con Scott? Gaz hizo más o menos lo posible por contenerse, pero ya sabemos cuánto duran las contenciones de Gaz. Charlotte y Holly parecían estar viendo el slasher más sangriento de la historia del cine. Ahora se tienen que encontrar todos, y seguro que ruedan cabezas.

Más información – Geordie Shore: ese grano en el culo llamado Marnie


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *