‘Ghost Lab’: Tombstone, sombras en el cementerio

Ghost Lab shadow man

La sombra se encuentra a la derecha de la foto

Después de haber intentado recoger muestras de voces con más o menos éxito, los hermanos Klinge quisieron centrarse en la fotografía que mostraba la imagen con total claridad del un hombre que no debía estar ahí en ese momento. Era la cuarta noche de estudio en Tombstone.

Repartieron a parte de los miembros de su equipo por el cementerio con grabadoras digitales para una nueva sesión de psicofonías y aprovecharon para rodear la zona con detectores de movimiento. A los pocos minutos de comenzar a formular preguntas, uno de los detectores comenzó a sonar. Los hermanos fueron de inmediato al lugar y comenzaron a hacer fotografías de los alrededores donde se encontraba el detector que había sonado mientras continuaban formulando preguntas. El detector dejaba de sonar y volvía a hacerlo justo cuando terminaban de realizar las preguntas, aparentando ser señales inteligentes de respuesta a sus preguntas.

De vuelta en el laboratorio, descubrían que no habían conseguido captar ni una sola voz. Pero todavía faltaba examinar las fotografías y fue ahí donde obtuvieron la evidencia mayor: una sombra con forma de hombre que se apreciaba con total claridad. Tal era la calidad de la sombra que volvieron a preguntar al equipo que estuvo realizando las psicofonías si realmente no había nadie que hubiese podido estar en la zona. Y volvieron a confirmar que habían revisado la zona por completo y que eran ellos solos los que estaban en el cementerio.

Más información – Tombstone, los fantasmas de la mina de plata
Fuente – Ghost Lab
Foto – Discovery


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *