Ghost Stalkers: Old Taylor Memorial Hospital

Ghost Stalkers

A falta de ‘Ghost Adventures’ -que otra vez nos van a tener casi un mes esperando al próximo programa- buenos son los ‘Ghost Stalkers’. Es cierto que todas las exageraciones y gritos de Chad me acaban superando siempre. No puedes dedicarte a un programa de corte paranormal si te lo vas a pegar entero llorando y gritando como una niña de cinco años. Exagerar no es bueno, que ya sabemos que eres actor y es precisamente eso lo que menos juega a tu favor en este programa.

Una nueva investigación de 48 horas, esta vez en el Old Taylor Memorial Hospital. De nuevo las mismas historias sobre pacientes amontonados en los pasillos, cantidades ingentes de muerte y demás asuntos de la época. Chad Y John llegan allí para seguir con su particular búsqueda de portales. Según ellos, las almas entran y salen de nuestro mundo a través de portales y ese es el propósito de este programa. Primero, con las entrevistas, saber cuáles son las habitaciones con más actividad paranormal y, segundo, realizar experimentos en esas habitaciones para intentar confirmar la existencia de dichos portales.

Los que sigáis ‘Ghost Stalkers’ sabéis que las investigaciones de dividen en dos: una noche John y a la siguiente Chad. Ninguno podrá ponerse en contacto con el otro durante toda la noche que dure su investigación y sólo llevará -el que esté dentro del lugar- un botón del pánico por si necesitase ayuda. En su favor -al menos en esta ocasión- estaban la máquina de humo y el tesla coil, la máquina con la que inyectaban electricidad a la habitación para facilitar la aparición del supuesto portal. No hubo portal, por sí que hubo una aparición tan, tan perfecta, cruzando una puerta, que casi me dio por pensar que estaba todo preparado. Llevo tantos años viendo estos programas que, comparando los hallazgos de unos y otros, se me hace inevitable lo de pensar que hubiese sido un montaje. De todos modos los quedó de muerte, ya que esta supuesta aparición se dirigía hacia la habitación en la que estaba Chad gritando como una nena. Todo terminó sin portal alguno, pero con unas evidencias recogidas de lo más interesantes y aterradoras. Os dejo el vídeo del momento en cuestión. ¿Dudáis igual que yo?

https://www.youtube.com/watch?v=TH8lTdsxhPc


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *