‘When Ghosts Attack’: producciones olvidables de ayer y hoy (IV)

ghost

Vamos a enumerar los errores de ‘When Ghosts Attack’. Uno: las faroladas. Con la de programas que hay en televisión del mismo corte, comenzar el tuyo avisando al público que “cuidado con lo que vas a ver, no te me vayas a volver loca del susto” tampoco es lo más adecuado. Tú primero asústame, que luego te digo si me he vuelto loca o no. Deja que eso corra de mi cuenta, que si no mi dedo señalador te acabará acusando de sobrado.

Dos: los actores. Un actor bueno siempre va a costar más que uno no tan bueno. Este cálculo tan simple te lleva a pensar que la productora ha ido a buscar a los actores a un ‘3×1’. En serio, no busco una actuación de Oscar, pero sí algo digno. Hablamos de asustar al personal y esta gente no asusta. Es más… no se asustan ni ellos… o al menos no saben asustarse frente a las cámaras. Yo me asusto cuando veo en la pantalla al protagonista pasándolo mal, con el fantasma que aparece por la espalda dándole un susto de muerte. Pero lo malo de estos actores es que, con el fantasma en la espalda y viéndolo ellos reflejado en la ventana, casi parece que se vea el cartelito junto a la cámara que le dice al actor “…y ahora te asustas”.

Más información – ‘When Ghosts Attack’: producciones olvidables de ayer y hoy (III)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *