Gisele Bündchen deja las pasarelas entre lágrimas

gisele-bundchen

En una sala llena, Gisele Bündchen abrió y cerró el desfile durante la tercera jornada de la semana de la moda en su país natal. En primera fila estaban sus padres, sus hermanas y su esposo, la estrella del fútbol americano Tom Brady, con quien tuvo dos hijos, Vivian y Benjamín.

Con ocasión de su último desfile, sus compañeras le hicieron compañía, llevando camisetas blancas, donde estaba impresa en la parte delantera una foto de la modelo. Tras haber saludado a la gente, posado ante los fotógrafos y haber agradecido a sus colegas, Gisele Bündchen rompió a llorar antes de salir con la ovación del público.

Una larga carrera se termina para aquella que fue durante ocho años la modelo mejor pagada de su medio con un salario estimado en 47 millones de dólares, sólo en 2014, según la revista Forbes. Mujer de negocios, lanzó en 2011 su propia línea de lencería, Gisele Bündchen Intimates, para la marca Hope, y se plantea abrir sus propias tiendas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *