‘GRAN HERMANO 12’: De parejas y familias (II)

Rubén se olvidó de las lágrimas de Chari a fuerza de palos.

Una vez resuelto el tema Chari/Rubén tocaba ir a por la cabeza del estratega más frío de las doce ediciones de ‘GRAN HERMANO’, Yago. El concursante cambió de grupo como de calzoncillos. Sus cambios de chaqueta eran tan salvajes que casi dolían. Marta y Chari no podían creer cómo Terry y compañía sucumbían ante los encantos de aquel que minutos antes les catalogaba como “ratas” con las que había que acabar. Como buen encantador de serpientes, Yago consiguió hacerse con todo el apoyo del grupo contrario dentro de la casa, pero no con el de fuera. Yago acabó pagando los mil y un pactos de las semanas anteriores y terminó sentado junto a una Milá vestida de Andrea Andral que fue directa al cuello. Con la expulsión de Yago se terminaron los grupos en la casa, al menos por ahora, pues considerar a Chari y Marta como grupo sería una solemne tontería, pues juntas tienen la fuerza equivalente a un pedo desganado. La situación de estas dos chicas dentro de la casa aun está por definir.

Anup es otro gran equivocado. Cambiar de grupo no es pecado, pero recular tras verle las orejas al lobo sí es de cobardes. Al “indio loco” se le fue toda la fuerza tras ver cómo Yago era expulsado por el público. Si bien ya venía días atrás intentando volver a arrimar el culo a su anterior grupo, una vez sólo -pues se quedó más tirando que una tanga- ha intentado arreglarse con el público vía confesionario en un intento de ganarse alguna semana más dentro de la casa, aunque eso está por ver y, obviamente, no dependerá de él.

Web: GH


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *