‘Gran Hermano catorce’: de vuelta con las megafoneras

GH catorce

Qué cansinas están siendo las megafoneras en ‘Gran Hermano catorce’. Qué cansinas y qué poca vida que tienen, porque ya hay que tener cojones de meterse en Guadalix a las tantas de la madrugada para gritar “¡Igor y Susana manipuladores!” ¿En serio? ¿No se os ocurrió nada mejor? Al menos podíais haber intentado dejar algún argumento mejor. Pero se nota que la neurona no os da para mucho más, es una pena.

Eso sí, si lo que querían era revolucionar el patio, misión cumplida. Esa noche no durmió ni el tato en esa habitación gracias al espectáculo bochornoso de los sevillanos, que casi parecía que les hubiesen nombrado a ellos. Por una parte Gonzalo, todo ofendidísimo, tocando las narices a una Susana que sólo quería dormir. Por otra parte Carlos, intentando calmar a su hermano a su manera… la manera equivocada. Un espectáculo, como siempre.

Estas megafoneras, o quien narices sean -que lo mismo son orcos y yo aquí tratándoles de personas-, deberían enterarse de que en Internet hay mucho porno al alcance de la mano con el que entretenerse, en vez de subir a Guadalix a hacer el ganso. Realmente está muy feo eso que hacéis y vuestros padres deberían castigaros sin móvil, que seguramente sea lo único que os importe.

Más información – ‘Gran Hermano catorce’: Desireé en la cuerda floja
Fuente – Gran Hermano catorce
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *