‘Gran Hermano catorce’: demasiadas hachas para una sola cabeza (I)

GH catorce

No sé cuántas veces habré escrito sobre este mismo asunto: la salida de un concursante de ‘Gran Hermano’ al que se le crucifica a información en su entrevista. ¿Alguien más vio de lo más cruel todo lo que ocurrió anoche a Sonia durante su entrevista? Ya no se trata de culpar o no a Mercedes Milá, pues obviamente igual que la lleno de halagos otras muchas veces también he de señalarle con el dedo acusador cuando lo merece, esto va de que el la organización del programa permita o no cierto tipo de acciones o comentarios con según qué tipo de concursante.

Me explicaré. Entrar en ‘Gran Hermano’ y salir en dos semanas puedes suponer el disgusto de no haber disfrutado lo suficiente de la experiencia en la casa. Además, en el exterior no ha dado tiempo a que ocurran demasiadas cosas con los familiares, pues la convivencia aún ni siquiera ha empezado del todo, pues todavía se están conociendo.

Si sales después de un mes, la cosa cambia. El encierro y la falta de información empiezan a pasar factura, justo esa factura que todos los del exterior tanto disfrutamos, pues es cuando la convivencia de verdad empieza y la confianza empieza a dar asco. Empieza la vida de verdad dentro de la casa. Pero este tampoco es ese caso.

Más información – ‘Gran Hermano catorce’: extra de lencería con Mercedes Milá
Fuente – Gran Hermano catorce
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *