‘Gran Hermano catorce’: demasiadas hachas para una sola cabeza (II)

GH catorce

Sonia ha estado más de tres meses -casi cuatro, ¿no?- dentro de la casa de ‘Gran Hermano’. Muchísimo tiempo sin información del exterior -sin contar al megáfono, claro-. La única información que manejó la canaria fue la de las llamadas al principio del programa y todo la bola de la repesca, con todo lo que eso trajo, con aquella Miriam refiriéndose a Igor como el asesino de ‘Viernes 13’. Y no es que Igor fuera tal bicho, pero tampoco es que entrase con demasiadas buenas intenciones, pues al venir de fuera y haber podido ver todo, jugaba con tal ventaja que Sonia se acabó por ver desbordada del todo. Crisis total.

Sonia jugó sus cartas dentro de la casa y le acabó saliendo mal, pues nadie contaba con el que el público tuviese voz y voto en las nominaciones alguna vez. Personalmente no veo a Sonia como el enemigo, pues las estrategias son el alma de ‘Gran Hermano’ y la suya me entretenía bastante. A veces su tono sibilino me llegaba a saturar, pero hasta eso podía ser tomado como parte del juego, por lo que a lícita no le ganaba nadie. Pero el público nominó y el mismo público expulsó.

Más información – ‘Gran Hermano catorce’: extra de lencería con Mercedes Milá
Fuente – Gran Hermano catorce
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *