‘Gran Hermano catorce’: el eterno enfrentamiento entre Igor y Desireé

gh

Como ya he dicho antes, Igor está tan seguro de sí mismo que da coraje. Vale que Desireé se las trae. Su lado bueno es divertidísimo y su lado malo vale por todo un villano con su ‘Mini Yo’ incluido. A Desireé le puede la boca, pero siempre acaba reconociendo el error. Pero el caso de Igor es diferente, él actúa con maldad… y si no que me expliquen su estrategia de llenarle el buffer a Desireé para sacarla de quicio, sabiendo que explota enseguida y que siempre va a salir por el lado de no hacer la prueba semanal, para luego amenazarla, pues por muy correctas que fuesen sus palabras, una amenaza es siempre una amenaza.

Para rematar la faena tuvimos de postre su enfrentamiento durante la gala, momento en el que Igor volvió a hacer uso de lado “político cutre”, tirando de demagogia y buscando el favor de sus compañeros y el aplauso del público, sin conseguir ninguna de las dos cosas y dejando además el aplauso en favor de Desireé.

No quiero que Igor quede ni segundo, ni tercero… quiero que quede cuarto. Llegar al último día es un lujo que no se merece, y así lo digo, porque así lo siento. Estoy de su altanería, de sus poses, de su mano en el paquete, de sus erecciones, de sus sonrisas falsas durante las fiestas y de sus confesionarios a lo Iván -el primer Iván de la edición- hasta más arriba de la zona de la entrepierna.

Más información – ‘Gran Hermano catorce’: Igor sigue ocupando cada vez más casa
Fuente – Gran Hermano catorce
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *