‘Gran Hermano catorce’: la guerra de la repesca (I)

GH catorce

Esta edición de ‘Gran Hermano’ está destacando por ser la que más está permitiendo la entrada de información del exterior, con todo lo que eso conlleva. Las llamadas de teléfono a las pocas semanas de empezar, la prueba de Line, unas despedidas muy poco controladas por la organización y ahora las visitas de los expulsados previas a la repesca, una misma jugada repetida desde el inicio del programa con el único fin de remover unas aguas de las que mucha gente se quejaba que eran demasiado tranquilas.

De nuevo volvemos a jugar con la información del exterior, sabiendo lo que se sufre en esa casa con este tipo de movimientos. Pero, bueno… ya está en los propios concursantes permitir ese tipo de “giros argumentales”, ¿no? Supongo que todo dependerá de quién viva qué papel dentro de la casa. Desde fuera es interesante, sí.

Igor jugó la baza de “desenmascarar a Sonia y los gemelos”, un argumento con bastante poca fuerza si nos parábamos a tener en cuenta su vendida de moto genial con el tema ‘Miriam’. Pero la jugada le salió bien y en la casa que está, es lícito. Pero también era lícito entonces que, en la medida que la organización permitiera a Miriam todo lo que soltó en su visita a sus todavía excompañeros -pues que no me digan a mí que no le podían haber parado el carro a la primera vez que se le fue la boca-, la alicantina barriera para su casa descubriendo la jugada de Igor.

Más información – ‘Gran Hermano catorce’: los gemelos ya se ven en la calle
Fuente – Gran Hermano catorce
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *