‘Gran Hermano catorce’: llegando al final esperado (I)

gh

Y bien… hemos llegado al último día de ‘Gran Hermano catorce’. Por primera vez, desde que todo empezara en el año 2000, tengo que decir que ya tenía ganas de que terminase. Lejos ha quedado esa emoción de hace algunos meses, cuando anunciaban a ritmo de U2 el inicio de esta edición número catorce. ¿Qué habéis hecho?

No puedo catalogar esta edición de otra manera que de ‘desastre’. Todos esos contactos con el exterior, los kilos de publicidad metidos con calzador, intentando hacer actores de los concursantes, con un resultado poco menos que risible. Entiendo lo de la crisis publicitaria y que todos tengamos que comer. Espero que para el año que viene, al menos, elijamos bien los productos que anunciamos.

Referente al casting no diré casi nada, sólo unos consejos. Sigo diciendo que eso de haber querido recurrir a gente más común, menos ‘modelitos’ y demás habituales de un ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’, para mí siempre será un acierto. El fallo no ha sido el casting como mucha gente dice. (A ver cómo coño digo esto sin que suene a falta de respeto, pues no quiero faltar el respeto a nadie, sólo quiero explicarme). Entiendo el hecho de los guiones, pero hay un límite que, al saltarlo, se acaba por perder el control… o eso… o resulta que los fans somos el colmo de lo crédulo.

Más información – ‘Gran Hermano catorce’: Igor humilla a Desireé
Fuente – Gran Hermano catorce
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *