‘Gran Hermano catorce’: mi Desi es un zombie…

GH  catorce

…es un muerto viviente, que volvió del otro mundo para estar conmigo… y así hasta el final de la canción. Desireé tiene un problema con el termómetro y ese no es otro que, según el aparatito de marras, nuestra Desi tiene una temperatura de 34 grados… así, sin más.

Lo raro no es que el termómetro diga que Desireé es un témpano que se pasea con un pantalón de lunares, no. Lo raro es que el termómetro lo haya dicho dos días seguidos… y no solo eso… sino que el primer día marcaba 35 grados y el segundo le bajó uno porque sí.

Todo esto ocurría en el confesionario, ante el estupor de un ‘súper’ que pidió que enseñara el número del termómetro a cámara y que se tomase la temperatura una vez más, por si acaso Desi no se entendiese bien con los termómetros electrónicos. Pero no… la temperatura de Desireé seguía siendo 34 grados. Conclusión: ¡¡¡nuestra Desi necesita un chulo que le arregle ese problema de frialdad!!! Lo que Desireé necesita es que le agarre un bombero, de estos de calendario, y le pegue cuatro meneos bien dados, de esos que te despeinan y no sabes si te han dejado de pie o sentada… de esos que te da la risa tonta… pues así.

Más información – ‘Gran Hermano catorce’: ¿qué hacemos con el megáfono?
Fuente – Gran Hermano catorce
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *