‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: Cibernovias, bajadas de pantalones y bajadas de bragas (II)

Las miradas asesinas han tomado protagonismo con la llegada de las cibernovias a las granjas.

La casa de Luís era la única con un ambiente decente, aunque eso parece haberse acabado con la llegada de Yuna, una cibernovia que, aunque guapa, tiene todas las de acabar yéndose en dos días. Todo le parece mal, no habla y hasta no se baña en la piscina –a saber por qué-. Y claro, Arantxa y Maica tienen una personalidad lo suficientemente fuerte como para acabar comiéndose a la rubia insulsa con patatas, cosa de la cual me alegraría bastante. Lo malo en esta granja es que Luís sigue sin situarse y sin acercarse a ninguna de ellas, incluida la nueva, y claro, eso provoca habladurías, como el comentario de Maica: “No hace nada, es un marica.”

César –el pobre César- se salió de Guatemala para meterse en Guatepeor. Con la llegada de Ángela ha conseguido que Elo multiplique por mil su comportamiento de “esposa poseída”. Gloria, que parece gustar de lo de dejarse manipular por Elo, acaba entrando al trapo y le hace los coros a las quejas continuas de la poseída. ¿Conclusión? Los ojos de César no pueden abrirse más, pues sus globos oculares acabarían rodando por el suelo y seguramente Elo aprovecharía para meterle los tacones por las cuencas. Y no es sólo este momento ‘Saw’, sino que han conseguido con toda esa histeria que la llegada de Ángela sea para César como “un soplo de aire fresco”. Así que, guapas, me parece que la habéis cagado… las dos.

Web: GbE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *