‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: Cibernovias, bajadas de pantalones y bajadas de bragas (III)

A Román le gusta Nica... y mucho.

Román no está exento de problemas por el hecho de tener sólo a dos chicas en su granja. La marcha de Teresa sólo ha servido para que Yésica saque las uñas con Nica, la cibernovia, y le dedique constantes miradas asesinas al más puro estilo Baby Jane. Nica ha llegado a la granja de Román por la puerta grande, vestida con un vestido corto de color rojo que ha conseguido encandilar a Román desde el segundo uno. Yésica no es ciega y se ha dado cuenta cómo Román persigue con la mirada a la recién llegada, por lo que su táctica no será perseguirle a él… sino a ella. Mientras, Román, en su mundo como siempre, se muestra feliz de la vida de haber tenido que dormir en la misma habitación que sus dos chicas.

Jonathan se ha llevado el chasco de su vida: no le gusta Betsaida… pero nada. La chica no es precisamente guapa, por más que lo intente, que lo intenta, pero sin resultados. Para colmo de males, a su no belleza hay que sumarle unos aires de superioridad de lo más desagradables. Aquí mi prima no buscaba a un granjero, sino a JR y su eterno sombrero. Después de hablar de lo poco que le gusta todo lo que tiene que ver con el campo y de conseguir que Jonathan ni la mire, Betsaida ha cambiado de objetivo y ahora va a por el hermano de Jonathan. ¿Éxito? Ninguno. Obvio.

Por cierto, que Jonathan ha pasado su primera noche en compañía y ya se ha encargado de fardar de machote con su gente. La “agraciada” no ha sido otra que Elisabeth –quién si no-. Mucho jugar a hacerse la estrecha y ha sido la primera en pasar por la cama del granjero. Y claro, el granjero es quien es y ya se han visto los comentarios tan desagradables que ha ido haciendo a su gente. Pero bueno… si ella lo permite…

Web: GbE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *