‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: Dos bajas por orgullo (II)

Vanesa no se presta a "mamoneos".

La segunda baja se ha producido en la granja de Gustavo. También hay que tenerlos muy gordos para que, en plena trashumancia, dejes a tu granjero sólo con una de las lobas en otro coche. A Vanesa le pudieron sus principios, cosa que le honra, pues ni siquiera yo disfruto de ver tanto lagarteo, que todo hay que decirlo. Vanesa, por haber querido ir por la vía legal y decente, ha dejado que Cristina se coma el pastel entero sin haber tenido ni que preguntar si a alguien le apetecía un trozo.

Cristina, cual lobo de Caperucita, reclamó besos a su granjero estando los dos a punto de dormir en el coche, solos, mientras Vanesa, decentísima toda ella, intentaba dormir en otro coche. Con esa sola mala idea ya sólo le faltaba ir al otro coche y ofrecerles a la feliz pareja unos preservativos para evitar consecuencias no deseadas.

Vanesa, harta de tanta tontería y viéndose con la batalla del todo perdida al no entrar en el juego descarado de Cristina, abandonó en plena madrugada el programa, no sin antes dedicar unas palabras a Gustavo y Cristina: “Yo no he venido a perder el tiempo, a lo mejor hay alguien fuera que merezca más la pena que tú. No me voy a prestar a ‘mamoneos’, para una mujer lo más fácil para conquistar a un hombre lo más fácil es enseñar pechuga, abrirse de patas y meter mano, y eso no lo apoyo. Ni tú ni ella tenéis clase, estáis hecho el uno para el otro, eres un cantamañanas y un inmaduro”. ¡Y olé! Otro granjero que no necesitará echar a nadie cuando llegue la cibernovia.

Web: GbE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *