‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: “Éramos pocos… -Programa 6- (II)

Safita se despacha a gusto con Julián.

JULIÁN: SAFITA Y SILVIA.

Safita se siente en clara desventaja después de haber permitido que Silvia pasara el día completo a solas con Julián y su plan para el día siguiente es precisamente lo contrario. Safita ha estado hablando con Julián sobre los planes para el día siguiente, planes en lo que no entraba Silvia. Julián, que cada día se menos para donde va, aceptaba el plan de Safita sin ningún tipo de problema. Pero claro, resulta que estamos hablando de Silvia y cuando se trata de ella es raro que cualquier cosa pueda salir bien. Dicho y hecho. Silvia fue en busca de Safita para decirle que no perdiera el tiempo, porque ella y Julián “estaban juntos desde hacía tres o cuatro días”. Como era de esperar Safita entraba en cólera e iba directa a pedir explicaciones al grajero, al cual tachó de “golfo” mientras anunciaba su retirada, “No me voy a quedar aquí si estoy perdiendo el tiempo”. Lo que ni una ni otra esperaban era el escuchar cómo Julián negaba el argumento de Silvia por completo delante de las dos.

Quien te niega una vez, te niega dos. Las estrategias de Silvia son sucias hasta para ella. Parece no recordar que lo de exagerar las cosas a favor de uno mismo es más propio de un patio de instituto y tampoco le ha salido bien esa artimaña. Silvia ha seguido con el cuento de donde te puse una mano te di un abrazo y donde te di un abrazo resulta que te besé -solemne tontería para su edad-. Ese empeño por querer contar su versión de los hechos acontecidos a Safita solo ha servido para que la afectada de pelos y señales al granjero de lo que su rival había dicho y para escuchar de boca de Julián delante de las dos mientras todos comían “Eso es mentira”.

De todos modos, parece que Safita no termina de entender el funcionamiento del programa, pues más de la mitad de las cosas que recrimina a Julián son el pan nuestro de cada día en las otras granjas. Lo de si es correcto o no, eso ya corre por cuenta de cada uno. Lo malo es que tanto “pero” solo está consiguiendo que Julián se fije cada vez más en Silvia.

Por cierto, la cita a solas de Julián y Safita, un desastre.

Web: GBE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *