‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: Ese chico es mío -Programa 5- (II)

Ramón se burla de la forma de cocinar de Mónica y Consuelo.

RAMÓN: CONSUELO Y MÓNICA.

Increíble pero cierto. Ramón consigue ser todavía menos “caballeroso” con las chicas cada día que pasa. Con la boca abierta me deja este que parecía ser tan señor y que, lo único que parece llegar a ser, es el señorito de turno necesitado de mil y una sirvientas para su día a día.

En su particular ‘GRANJERO BUSCA ESCLAVA’, ya no es que las haga trabajar a su ritmo, es que el señor manda la tarea a sus buenas mozas para después desaparecer. Como si las pobres chicas llevasen trabajando en el campo toda su vida. Lo que en los primeros momentos eran caras de asombro ahora se ha convertido en enfado y del bueno, pues Ramón ni siquiera se está molestando en intentar conquistar a ninguna de las dos. El señorito es demasiado hombre y prefiere dejarse hacer, como si estuviese esperando una pelea de gatas para quedarse después con la ganadora. Y no está siendo así.

La gota que ha colmado el vaso de las chicas se ha producido durante una cena. El señorito hizo un concurso de tortillas. La chica que mejor tortilla hiciese podría cenar con el a solas en plan “momento romántico” -¿un momento romántico con eso?… anda ya!- Ramón, que de ser una bestia insensible parece entender mucho, no tuvo otra que hacer que despreciar las dos tortillas, burlarse de las dos como cocineras y darle la comida al perro. Como era de esperar, ninguna de las dos votó de forma positiva tan despectivo comportamiento. Aunque la venganza es un plato que se sirve frío y tal cual se la devolvieron al señorito con bronca incluida, consiguiendo que Ramón se levantara de la mesa y las dejara comiendo solas.

Con respecto a los acercamientos de Consuelo, parece ser ella el nuevo objetivo de Ramón, aunque por sus palabras parezca que el interés sea meramente físico. Ahora hay que ver si Consuelo, después de trabajar “porque el señorito lo mande” y ser despreciada como cocinera, sigue teniendo ganas de granjero.

Web: GBE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *