‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: Un final feliz posible (Cristina y Gustavo)

Gustavo lo pasó muy mal hasta conseguir reencontrarse con Cristina.

El último programa no fue todo lo agradable que pudiera haber sido para Gustavo. Después de haber pasado más de un momento tenso en su granja con Vanesa y de ver cómo su familia no terminaba de acercarse a la pretendienta que él ya había elegido, Cristina, tuvo que ver cómo todos sus compañeros iban recibiendo a sus parejas y familiares mientras él seguía sólo, con su cara de poker, y con una Luján Argüelles que sólo le entregaba cartas de Cristina.

Las cartas, aunque con buenas intenciones, no eran todo lo positivas que el granjero podía esperar. Muchos impedimentos conseguían hacer sombra a todas las buenas palabras que se podían leer en los pocos renglones que encontraba en cada sobre. Cristina contó sus dudas a Gustavo, su hijo, el poco feeling con la familia, el trabajo, la distancia, aunque también procuró repetirle en varias ocasiones su intención real de luchar por la relación.

Gustavo ya se colgó de Cristina en los primeros días de su convivencia. El feeling en la pareja fue rollo flechazo total, aunque hay que reconocer que Cristina se veía un poco forzada en algunos momentos, pero esa es otra historia. Después de que todos se fuesen y de que Gustavo se quedase sentado en la primera fila sólo cual final de dramón hollywoodense todo apuntaba a que terminaría mal el asunto. Pero eso no significaba que la historia tuviese que terminar mal precisamente. Era sólo que, aunque fuesen ciertas las dudas de Cristina, y teniendo en cuenta que no hay organización de reality show que no peque de cabronzuela en muchos momentos, había querido dejar el final de película para el último segundo de programa. Gustavo y Cristina se reencontraron… y mucho… y muy bien. No hace falta dar detalles.

Web: GbE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *