‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: Y seguimos contando bajas en las granjas

Betsaida deja la granja de Jonathan.

Esta vez tenemos bajas de todo tipo: voluntarias, obligadas, deja-vu y hasta casi accidenta. Lo que sí que tenemos todos claro es que si hay algo que sobra entre el sector femenino de todas las granjas son ovarios y ganas de agarrarse de los pelos entre tanta gata furiosa.

Gustavo, después de que Vanesa volviese tras montarle el gran pollo de pseudo-despedida en plena noche, ha decidido poner a esta de patitas en la calle tras enterarse de que de nuevo había vuelto a insultar a su gran rival, Cristina. El granjero no se lo pensó dos veces e invitó a Vanesa a que abandonara su casa.

Jonathan hizo tres cuartos de lo mismo con la recién llegada, Betsaida. Demasiado ego y demasiada “clase” para la vida en el campo. Ni qué hablar de las dos veces que ha estado a punto de engancharse de los pelos con la gran loba de la granja, “No-quiero-nada-pero-me-acuesto-contigo” Elísabeth. Betsaida no ha querido irse sin confesar que se queda con la ganas de reventarle la “mamona”. Muy fina, chica… finísima como el pellejo de una mierda.

Pero nada comparado con lo vivido en la casa de César. Elo, la gran Elo… Torrente Elo ha conseguido que salten tales chispas que sólo con mirarle podríamos caer todos fulminados de la descarga eléctrica. Elo ha puesto a parir hasta a su sombra. El descontrol ha sido tal que ella misma ha pedido a su granjero que “le invite a irse, pero que tenga que la que se va es ella”. Amén, cari.

Para terminar, y por contar algo bueno de alguna granja, terminaremos este breve resumen diciendo que Román se está enamorando… pero no de Nica… sino de Yésica. Parece que ni los modelitos, ni los andares, ni el cuerpo, ni la sonrisa… ni nada de Nica han acabado encandilando a ese que el primer día le pegó un barrido visual que ríete tú de los huracanes. Pero así son las cosas, oiga… no siempre es la guapa la que canta victoria, pues de lo bonito no son muchas las que comen. Además, no hay refrán más cierto que aquel que decía que “La suerte de la fea, la guapa la desea”.

Web: GbE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *