‘Gypsy Sisters’: Entre partos y reconciliaciones (II)

Gypsy Sisters

Mellie ya no puede sostener más la barriga

El plan de Sheena y JoAnn era un buen comienzo, pero hubiese sido mejor si JoAnn no hubiese decidido largarse de la noche a la mañana de la casa de Nettie con su nuevo novio, el mismo que le acabó saliendo rana, por cierto, teniendo que agachar la cabeza una vez más ante una Nettie que ya tenía suficiente con su pelea con Kayla como para tener que agarrársela también con JoAnn. Así que Nettie optó por perdonar y abrir la puerta de su casa sin dudarlo y, de paso, seguir con el plan de las citas reconciliadoras.

Pero la espantada de JoAnn no significa que allí nadie se hubiese movido para empezar con todo el tema de la reconciliación de las ‘Gypsy Sisters’. En este caso fue la menos esperada, Mellie, quien llamó a Kayla para intentar reunirse con ella para hablar. Kayla iba conduciendo de camino a su cita con una JoAnn que nadie sabía donde estaba, por lo que Mellie se decidió a sustituirla, y por eso quiso llamar antes a Kayla, para que no hubiese lugar al susto. Mellie se disculpó por teléfono y explicó a Kayla por qué era ella la que iba de camino y no JoAnn, pero Kayla explotó en llanto y no quiso reunirse con ella. Después de llegar a su casa y respirar, Kayla llamó a Mellie y aceptó reunirse con ella. Ese ya era un primer paso dado, aunque luego, si bien conseguían las dos hablar con calma, lo de la reconciliación con Nettie seguía pintando de lo más negro por parte de Kayla.

Mientras Mellie comenzó con contracciones y se fue con Nettie al hospital. Allí le decían que aún no estaba de parto y que esos dolores no eran nada comparados con los que estaban por venir. De vuelta en casa de Nettie, Mellie no estaba por la labor de aguantar demasiado sin volver al hospital. Los dolores iban a más y ella seguía vomitando cada dos por tres. El regreso de Mellie al hospital fue cuestión de poco tiempo, aunque de nuevo le volvían a dar otra de esas noticias tipo patada, y es que en teoría aún le quedaban dos semanas para terminar con el embarazo. Así que me he dejado a Mellie en el hospital.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *