Gypsy Sisters: Las Kardashian gitanas

Estoy cerca de aceptar mi adicción a la cadena de realities TLC. Ya andaba yo dándome de latigazos después de haberme despedido un año más de Honey Boo Boo. Pero fue justo durante el último capítulo que vi el anuncio del estreno de la tercera temporada de ‘Gypsy Sisters’, el reality que sustituirá a ‘Here comes Honey Boo Boo’ en la noche de los jueves. Teniendo en cuenta lo bizarro y encantador de la vida de Alana ‘Honey Boo Boo’ y su familia, estas ‘Gypsy Sisters’ no deberían andar demasiado lejos… y resulta que tenía razón.

Obviamente he empezado por el primer capítulo, que no era cuestión de empezar por la tercera temporada, y mi sorpresa ha sido cuanto menos aterradoramente maravillosa. Este grupo de hermanas, primas, maridos e hijos contados por decenas nos vienen a contar que los gitanos no siempre van con moño, vestido negro, viviendo en chozas ni pidiendo dinero. Este grupo tan variopinto gozan de ese gusto exagerado por todo lo brillante, por las caravanas, por las fiestas, pero todo muy a lo Kardashian. Una puede ser de la etnia que sea pero siempre tiene que estar divina… ¡y yo que me alegro, oye! Con sólo dos capítulos devorados me ha dado tiempo a conocer a una madraza -Nettie- que adora llevar la vida de todo el mundo -quiera o no-, a una hermana -Mellie- alcohólica que trabaja de stripper y que anda siempre a puñetazo limpio con todo el mundo y que está a un paso de que la encierren por conducta violenta, a una prima -Kayla- también muy madraza y un tanto nerviosa cuyo marido no permite a su hija de catorce años que su primer amor de escuela sea un chico no gitano y a una madre -Lottie Mae- que recién sale de la cárcel después de cinco años tras haber sido condenada por haber estafado a medio Estados Unidos.

Me estoy dejando más nombres en el tintero, pero prefería darle más bombo a las historias principales de estos dos primeros capítulos. ¿A que pinta bien? Resultan de lo más sorprendentes las diferentes situaciones que te vas encontrando en el reality, más que nada porque en apenas una hora y media he visto cómo el equipo de producción recibía buenas hostias de mano de Mellie, la stripper alcohólica violenta, en una de sus borracheras estrepitosas. Así que queda claro que las Kardashian gitanas lo molan todo. A falta de ‘Here comes Honey Boo Boo’ buenas son las ‘Gypsy Sisters’.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *