¡Hasta pronto, The Real World!

The Real World

Os echaremos de menos

No es justo. Lo odio. Estoy tirado en el suelo rodeado de orfidales y charcos de vómito y whisky. ¡No puede ser que ya hayan pasado doce semanas! ¡¡Por qué me odias, tiempo!! ¡¿Por qué no dura ‘The Real World: EX-plosion’ igual que los cortes a publicidad de Antena 3?! La casa de San Francisco se ha quedado vacía y sólo quedan perchas por todos lados y una cama rota por culpa del gorila de Brian.

Lo que empezaba a palos en una furgoneta, terminaba “a palos en general”. Brian reconoció que todo partía del momento en el que se enteró que Jenny se había acostado con Cory, que se le amontonó todo y acabó perdiendo la cabeza… pero muy mal. La organización del programa acababa sacando a Brian de la casa la última noche para evitar que todo implosionase y se creara un agujero de gusano por el que todos acabasen volando camino a Marte, dejando a sus familiares llorando sus pertinentes ausencias y buscando la ruta más corta a Marte en Google Maps.

¿Y cómo terminó todo? Pues como termina una convivencia: cada uno camino de su casa. Aquí no hay lugar a culebrones. Sólo un grupo de personas que han convivido durante dos meses, que se han encontrado con unos visitantes extra, sus ex, a mitad de la convivencia, que han vivido un embarazo sorpresa, muchos corazones rotos, pero sobre todo muchas risas y muchas ganas de que todo continuase. ‘The Real World EX-plosion’ ha sido uno de esos programas que pondrías en modo repetición para verlo una y otra vez. Ahora entiendo esas veintinueve temporadas. Volved pronto, por favor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *