‘Haunted Homes’: nos ponemos en plan folclórica y nos encanta (II)

Haunted homes

Además, si vas a una casa en plan folclórica y la familia da juego, lo de echar a los fantasmas tiene que ir para largo. ¿Os acordáis que hablé de cómo eran las limpiezas de esta mujer, con todo el montón de velas y los llantos? Pues las velas no sirvieron para un churro. La médium se gastó una pasta en velas, lloró como de costumbre y un mes después le dijeron los de la familia que “menos aspavientos y otra vez a currar”, que el fantasma “no estaba muerto, estaba de parranda”.

¿Y se puede rizar el rizo en estos casos? Anda, pues claro. Dicen que no hay dos sin tres y esta gente necesitó tres limpiezas en la casa. Allí quedaron todos como los chorros del oro, fantasmagóricamente hablando, claro está. Y para terminar la peli como Dios manda, la médium acabó llevándose la ouija, no sin recibir quejas por parte de la afectada, que se sentía extrañamente unida a la tabla.

Un final feliz también es posible y en este programa era más que obligado. Después de tres limpiezas tres -como en los toros- no podía faltar la toma en la que la familia al completo juegan a la pelota en el jardín -porque tienen jardín, oiga- y dibujan con los más pequeños mientras todos ríen. Sólo me faltó el cha-ta-ta-chán al final para levantarme del sofá dando palmas y gritando “¡¡oi, oi, oi, qué bonito!!” Y olé.

Más información – ‘Haunted Homes’: nos ponemos en plan folclórica y nos encanta (I)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *