‘Here comes Honey Boo Boo’: un bebé y una corona (I)

Honey Boo Boo

Creo que ni un culebrón hubiese tenido un final más acertado. Hacer coincidir que la hermana de Alana diese a luz de Kaitlyn con un último desfile en el que, casualmente, nos llevásemos la corona del premio del público… ¿no es mucha casualidad? De todos modos, a final feliz, no hay quien les gane, que todo hay que decirlo.

Parir en verano… qué cosa, ¿eh? Yo no puedo decir nada porque soy un hombre y, por ahora, eso de parir seguimos sin conseguirlo. Pero sí que sé cuánto se quejaban algunas hermanas/amigas/parientes cercanas de lo que era terminar un embarazo en verano. Ese ha sido el caso de la hermana de Alana. De todos modos el programa no se hizo mucho eco del parto en sí. Desde la primera contracción al parto pasaron como veinte segundos. Un gusto, chica. Aunque una cosa sí que diré: ¿no es el bebé casi más grande que la madre? Esa chica lo ha tenido que pasar de vicio pariendo.

Pero celebremos lo bueno: Kaitlyn ya está en casa y todos andan como locos con la nueva peque de la casa. La enana es un bomboncito y eso no hay quien se lo niegue. Parece mentira que -y esto no va por el insulto en sí, lo juro por lo más grande-, viniendo de semejante panda de orcos, haya venido una niña tan bonita.

Más información – ‘Here comes Honey Boo Boo’: jugar al bingo por el bien de Alana
Fuente – Here comes Honey Boo Boo
Foto – TLC


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *