Históricos Perdidos En La Tribu: Carlos

Carlos, de los Merino

Carlos fue quizá el más representativo de todos los concursantes de la tercera edición de y dejó una frase sacada de Tarzán para el recuerdo que no es otra que el ya famoso “Canti Molongo”, que repetía incesantemente y con gracia durante su estancia en la selva.

Este hombre, que no era el padre biológico de los hijos de su mujer, acabó ganándose la confianza de éstos durante su estadía en este programa en el que demostró que la expresión verbal no era su fuerte, pese a lo cual se hacía entender con las concisas pero directas palabras que de vez en cuando decía a cámara.

Su peso era un hándicap para hacer algunas de las actividades que se le pedían, especialmente la de subir a los árboles, pero con tesón logró que los Shiwiar le aceptasen como uno más.

Este divertido señor logró establecer una gran relación con los hombres del poblado en el que les tocó vivir, y forjó una bonita amistad con Girard, uno de los miembros de esta tribu que vinieron a España en la secuela del programa “Perdidos En La Ciudad”.

Más información – 

Foto – Cuatro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *