Históricos Perdidos En La Tribu: Ventura

Ventura, de los Recuero-Oliva

El pequeño de los Recuero-Oliva, Ventura, que en el momento de grabarse el programa  en el que convivieron con los Mentawai tenía trece años, era una especie de Doctor Jekyll y Míster Hide: era capaz de mostrar la máxima crueldad en el trato a Luismi pero también de sacar su lado más sensible y tierno con los animales.

Y es que este niño no soportaba la idea de que Luismi formase ahora parte de la familia y se deshacía en constantes desplantes hacia su figura. Luismi aguantaba por no armar jaleos, y Ventura, que lo sabía y era consciente de esa ventaja, seguía tensando la cuerda constantemente, hasta el punto de que los propios Mentawai tomaron cartas en el asunto incitando a Luismi a que ganase autoridad.

Por otro lado, pese a mostrar esta faceta cruel con el novio de su madre, Ventura, sacaba el lado amable que llevaba dentro, tierno y amoroso, para defender los derechos de los animales cada vez que intuía que uno de ellos podía estar sufriendo. Aunque fuera para alimentarse, Ventura no soportvaba la idea de sesgar vidas animales, algo que le honra y que daba muestra de que realmente, por mucho que tratara de esconderlo haciéndose en ocasiones el duro, tenía sentimientos en su interior.

Más información – 

Foto – Cuatro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *