House of food: de perras y niñatas y viceversa

House of food

En en fondo Will se muere por ser como Suki, sobre todo por fuera

Quinto programa de ‘House of food’ y parece que esta vez tocaba hacer un monográfico de perradas y demás comportamientos más dignos de niñatas que de unos aspirantes a chef. Harrison regresó a la casa acompañado de Chris, el mentor del grupo. Allí tuvo que pedir disculpas a todo el mundo por el espectáculo violento y desagradable de la noche anterior. ¿Cómo cayeron las disculpas en el grupo? Como siempre. El grupo uno -Brian, Gillian, Jake y Lorena- aceptó las disculpas, pero el grupo dos -Suki, Amanda y Will- optaron por seguir despellejando a gusto, señalando, levantándose mientras les hablaban o exigiendo disculpas individuales.

Hasta ese momento no se les podía negar su parte de razón. El espectáculo vergonzoso de Harrison dejaba toda la razón en el campo del trío de brujas. Pero las brujas, como tales, cuando se aburren matan moscas con la escoba… y estas tres brujas viven muertas del aburrimiento. Lorena había hecho un pastel para comerlo al día siguiente. Entonces llegaron Suki, Will y Amanda, Y mientras las dos anuladas de siempre -Will y Amanda- se reían sin parar, Suki, la Maléfica de Ébano, la perra perrísima, cogía el pastel de Lorena y lo tiraba a la basura. Porque sí, porque ella es muy graciosa.

Será que hoy es lunes y los lunes no le suelen sentar bien a mucha gente, pero me hubiese encantado ver a Lorena coger la bandeja en la que estaba su pastel y rompérsela en ese codo que Suki tiene por nariz. Eso es lo que Suki busca, ¿no? Protagonismo al precio que sea. Esta elementa sabe que una vez que termine el programa su vida volverá a ser tan interesante como un desfile de hormigas. Así que, mensaje para Suki: “Snooki ya tenemos una y no necesitamos ninguna más. Búscate un rol más interesante, más acorde con tu edad, que esas ancas de rana dicen que ya vas teniendo unos añitos y lo único que consigues con ese comportamiento es dar un poco de vergüencita ajena”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *