Isabel Pantoja no levanta cabeza

isabel pantoja

A Isabel Pantoja se le acumulan los problemas y eso que ya no está en prisión. Al parecer, mientras cumplía condena vendió la casa que tenía en Marbella, La Pera, propiedad que compartió con Julián Muñoz, a una sociedad opaca en Jersey, paraíso fiscal, y a una firma de pantalla creada días antes de su compra donde apenas tiene actividad comercial. De ahí que no se sepa realmente quién es el comprador.

El que realmente vendió la propiedad fue Agustín Pantoja, ya que por aquel entonces cuando la tonadillera cumplía prisión, éste tenía un poder notarial para disponer de sus bienes. La empresa llamada Grand Fashion Bonus S.L., abonó en metálico los 2,2 millones de euros por los que se vendió finalmente la propiedad.


Se diría que Isabel Pantoja vendió su casa a una empresa española, controlada en realidad desde una firma opaca en un paraíso fiscal, más en concreto, en la Isla del Canal. Se da la casualidad que este despacho ha creado varias empresas en el extranjero de personajes importantes que ahora están siendo investigados en los famosos papeles de Panamá.

Pero no es este el único problema de Isabel, ya que hace unos días se le denegó su pasaporte para poder viajar a México, dentro de la gira que iniciará este verano coincidiendo con el lanzamiento de su nuevo álbum tras el contrato con Universal Music.

Isabel Pantoja tras salir de la cárcel solicitó un permiso al juez por motivos profesionales. Fue también su hermano Agustín el encargado de realizar los trámites legales, éste confió en el abogado de la discográfica que al no estar al tanto de la situación judicial de la cantante no supo presentar el recurso en regla y por ello le ha sido denegado.

Este nuevo revés le supondrá tener que retrasar la gira internacional porque tendrá que solicitar de nuevo el permiso especial.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *