Javier Sardá arrepentido de soltar lo de Shakira y Piqué

Javier Sardá es un hombre arrepentido de sus pecados. ¿Cuáles pecados? Pues, por ejemplo, ese de andar revelando romances secretos (aunque sean secretos a medias).

El periodista ha declarado sentirse enfadado consigo mismo por haber soltado a los cuatro vientos que vio a Shakira y Piqué comiéndose a besos en un restaurante. Al parecer el arrepentimiento no le llegó de la nada, sino que lo hizo después de recibir una llamada poco amistosa del mismísimo Piqué.

Y es que, como dice el propio Sardá, "todo el mundo tiene derecho a hacer lo que le de la gana en un restaurante sin que ningún periodista lo difunda".

Vaya que Sardá se ha metido en un pequeño lío, mismo que probablemente hará que de ahora en adelante le llamen de emisiones del estilo de Sálvame para que dé una que otra exclusiva de vez en cuando. Es un nuevo tertuliano rosa (de armario, claro). Eso sí, no sé qué querían ocultar Shakira y Piqué, si lo suyo era más claro que las tetas falsas de una actriz porno.

Vía | Ellas te cuentan


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *