Ke$ha, esta es mi vida: jugando a la niña mala con sentimientos (I)

Ke$ha

¿En serio? ¿No estás de broma? Si hay algo para lo que mis 38 añitos vienen de lujo es para las comparaciones. Vale, soy un pincha globos, lo sé… pero es por vuestro bien, creedme. Voy a hacer un breve repasito por los dos primeros capítulos de este documental/docu-reality de MTV o como ella misma lo quiera llamar, que seguramente tendrá hasta estilo propio: ‘Ke$ha, esta es mi vida’.

Todo empieza con la idea de Lagan Sebert, hermano de Ke$ha, de grabar todo el proceso de la primera gira de su hermana. Acabamos de empezar y todo llega con mucha fuerza. El subidón de un concierto con un buen montonazo de fans gritando y cantando como posesos mientras la artista canta, salta, hace la loca peleando con alguien disfrazado de pene gigante. Todo con mucha purpurina y pintura de colores.

Del frenesí del show pasamos a ver a Ke$ha toda empapada tras el concierto, con cara de estar asimilando lo recién vivido y gritando “¡vamos a emborracharnos!” No vemos imágenes de la juerga… sólo a la protagonista comerse el morro con alguien en unas imágenes como muy cuidadas -luego descubrí que el hermano es cineasta… otro globo pinchado… pero esta vez es mío-.

Más información – ‘Snooki & Jwoww’: ni mejor, ni peor… diferente (I)
Fuente – Ke$ha, esta es mi vida
Foto – MTV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *