La mujer “atacada” por Lindsay Lohan no va a demandarla

El cielo se ha abierto y un batallón de ángeles le han tirado un milagro por a cabeza a la pobre Lindsay Lohan, porque la mujer a la que “supuestamente” atacó dentro de la clínica Betty Ford por no dejarse hacer un test de alcohol, no piensa demandarla por lo sucedido.

Eso si, al haber fallado en su intento de quitarle dinero a Lilo, Dawn Holland, se las verá en la justicia con la clínica de rehabilitación en si, centro médico en el cual trabaja desde hace varios años y en donde la actriz de “Mean Girls” se encuentra tratando sus adicciones a las drogas prescriptas (entre otros malos vicios).

Y si bien no sabemos a que se debió este repentino cambio de jugadas, su abogado a explicado la situación de la ex empleada de Betty Ford , mediante el siguiente comunicado:

“Dawn no tiene intenciones de destruir a Lindsay y sabe el gran esfuerzo que está haciendo desde la clínica. Dawn tiene las mejores intenciones con Lindsay, reza por ella y espera que se recupere pronto. No queremos meter a la señorita Lohan en todo esto, nuestra investigación por la violación de los derechos civiles de nuestra protegida está dirigida pura y exclusivamente a la clínica Betty Ford.”

Me parece bien que al menos una vez las cosas le hayan salido bien a la pobre Lindsay Lohan, aunque tengo miedo de que este tipo de conflictos vuelvan a entrometerse en su tratamiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *