‘La semana que desaparecieron las mujeres’: belleza y bendición (II)

Yemassee

Este concurso también sirvió para mostrar a todos los padres y proyectos de padres de Yemassee que a este tipo de eventos hay que ir preparado. ¿De quién fue la idea de hacer un concurso de belleza infantil? Y sobre todo, ¿de quién fue la idea de presentar a las niñas de Yemassee? Sólo “Bicho” estaba familiarizada con el asunto de este tipo de concursos. El resto de niñas sabían del concurso lo mismo que yo de pilotar aviones.

Era casi hiriente ver a todas esas niñas, pequeñas viejas maquilladas como zorrones -todas de otros pueblos, que las de Yemassee iban todas castas castísimas guapas guapísimas. Un puñado de niñas que parecían las enfermeras de ‘Silent Hill’, realizando posturas imposibles, con sus sonrisas imposibles, sus pelucas imposibles y sus pestañas y dientes postizos todavía más imposibles.

Normal que luego llegasen las de Yemassee, todas ellas naturales, con sus andares, sus no sonrisas y sus palabras dichas bajito y se llevasen las sonrisas del jurado, pues eso fue lo único que se llevaron, la sonrisa. El resto de caballos percherones se llevaron los trofeos, todos menos uno que sí se quedó en Yemassee. Menos mal, ¿no?

Más información – ‘La semana que desaparecieron las mujeres’: belleza y bendición (I)
Fuente – La semana que desaparecieron las mujeres
Foto – Divinity


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *